La flexibilidad de la producción y la gestión de stocks garantía se servicio

 

La industria alimentaria española ha demostrado saber hacer frente a la pandemia provocada por el coronavirus y todo apunta a que mantendrá esta fortaleza en caso de que la nueva ola de rebrotes derive en un nuevo Estado de Alarma.

Durante los meses de confinamiento absoluto, fue capaz de garantizar en todo momento el abastecimiento de la población. Además, también sobresalió por sus donaciones, toneladas de alimentos que fueron a parar a ONG y bancos de alimentos destinados a los colectivos más desfavorecidos.

El sector alimentario supone una aportación directa al PIB del 2% con una producción de 119.224 millones de euros, gracias a la actividad de 30.730 empresas según datos  proporcionados por el INE, que reflejan la enorme resiliencia del sector ante la crisis provocada por el Covid-19. Este mismo estudio muestra que el sector ha crecido un 10 % desde el primer trimestre de 2015.

Un informe realizado por Randstad constata que el sector de la alimentación ha aguantado mejor el embate del Covid, ya que el 36% de las empresas fue capaz de mantener el 100% de su actividad durante el confinamiento, mientras que un 30 % mantuvieron su volumen de negocio durante el peor momento de la crisis.

Unas cifras que prácticamente duplican a la media de sectores, los cuales se mantuvieron en un 18% y un 15% respectivamente. Entre las medidas adaptadas por las empresas de alimentación para atajar la alarma sanitaria, solo el 8% tuvieron que paralizar temporalmente su actividad empresarial: 15 puntos porcentuales por debajo de la media de sectores (23%), en tanto que un 9% hubo de afrontar un aumento de actividad.

 

Retos del sector para afrontar el COVID-19:

 

  • Un 40 % de empresas señalan que el mayor reto ha sido la gestión de los recursos humanos, la inversión en seguridad y la protección de la salud de los empleados junto con la aplicación de los Ertes.
  • El 34% afirman que su mayor desafío a ha sido garantizar la producción, en tanto que el 30% dicen que mantener la operatividad y la relación con clientes y proveedores han sido sus mayores desafíos.

 

Todas estas medidas ponen de manifiesto la necesidad de seguir trabajando en dos vías estratégicas de mejora dentro del sector industrial:

  • Flexibilidad. Para ello en necesario implementar con éxito metodologías como de mejora LEAN 6 Sigma: Planificación de Producción «Pull», reducción del tamaño de lote y los tiempos de cambio (SMED), gestión de stocks para adaptarse a cambios de demanda y mejora de la productividad, tanto en mano de obra como ocupación de las instalaciones.
  • Digitalización e implementación nuevas soluciones tecnológicas. Adaptar la organización a los nuevos paradigmas de la Industria 4.0: captura de datos y generación de informes automáticos, teletrabajo, reuniones virtuales, automatización, inteligencia artificial (IA), internet de las cosas (IOT)…

 

Desde CGI llevamos más de 20 años ayudando al sector en la implementación de todas estas herramientas como una ventaja estratégica frente a la competencia ayudando a ganar competitividad a nuestros clientes reconociéndonos como especialistas dentro del sector de Alimentación y Bebidas.

Autor:

F. Javier Rodríguez San Quirico
Director General / CEO en CGI

Solicite más información

Protección de datos.

10 + 14 =