Una de las consecuencias de la crisis sanitaria ha sido la aparición de un nuevo comportamiento en la cadena de logística, que surge para dar respuesta a un entorno diferente, con un crecimiento de las compras online en detrimento de la adquisición en tiendas físicas. Los análisis llevados a cabo por especialistas confirman que más del 65% de la población española ha comprado de esa forma y piensa seguir haciéndolo tras la pandemia.

 

Este contexto genera que la logística apueste por una serie de nuevas medidas acondicionadas a la “nueva normalidad”.

 

Para conocer la situación, la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) ha elaborado un informe sobre las perspectivas para la logística en gran consumo en el nuevo entorno post Covid, que recoge las aportaciones realizadas por 74 empresas responsables del 80% del movimiento de mercancías en nuestro país.

 

Estas empresas prevén que en los próximos meses se desarrolle una logística de continuidad y proximidad, así como la consolidación de la digitalización que ya se venía llevando a cabo durante el confinamiento. A partir de esta nueva forma de trabajo, más del 70% de las empresas consultadas consideran que se está construyendo una cadena logística más digital, ágil y flexible para ganar eficacia en las operaciones de entrega y recogida.

 

El crecimiento del e-commerce es uno de los retos a los que ha tenido que hacer frente el sector logístico durante el confinamiento.

 

Según datos de AECOC, el sector logístico espera consolidar entre un 35% y un 45% del crecimiento producido durante el estado de alarma. Y es que una gran parte de los consumidores que no habían usado nunca internet para hacer la compra, especialmente alimentos, y que lo han hecho durante el confinamiento, volverán a utilizar esta vía. Esto provoca que ahora el comercio online sea una obligación para todos los distribuidores.

 

Sin embargo, también hay sombras como consecuencia de la pandemia. El sector logístico está muy atomizado en España y el efecto del Covid-19 ha supuesto el cese de actividad de algunas empresas y la aplicación de ERTE en otras tantas.

 

Según el estudio de AECOC, el 70% de los operadores consideran que el cese de actividad de pequeñas empresas y autónomos es una de las principales problemáticas a las que se van a enfrentar las compañías de transporte de mercancías por carretera en los próximos meses.

 

Otro problema generalizado, de acuerdo con el estudio de AECOC, es el aumento de los costes logísticos. La productividad de las operaciones sigue siendo uno de los grandes retos en la desescalada, lo que, según la mayoría de las empresas consultadas, va a llevar a un incremento de los costes logísticos, sobre todo en lo que se refiere al almacenaje y a la manipulación.

Solicite más información

Protección de datos.

2 + 11 =