¿Cómo podemos descomponer la demanda para anticipar cambios, gestionar el stock y optimizar los recursos productivos? 

 

Una parte importante de la productividad en la cadena de suministro dentro los procesos industriales depende de la planificación de la producción. Esta planificación debe predecir la demanda de forma fiable, de forma que permita ajustar los recursos a cada situación y momento adaptando nuestros medios de producción y minimizando nuestro inmovilizado en los stocks. Todo ello sin perder el objetivo de cubrir los pedidos en cantidad y plazo de entrega con un 100 % en la tasa de servicio.

La previsión de la demanda consiste en hacer estimaciones sobre la demanda futura de los clientes. Sin un pronóstico fiable de la demanda toda la cadena de valor se verá afectada por improductividades y despilfarros «waste» siguiendo los principios LEAN 6 Sigma: costes de almacenamiento, productos obsoletos, caducados, cambios de producto/formatos frecuentes, falta de capacidad de producción, falta de trabajo…

A continuación, explicamos en el siguiente vídeo los principales factores a tener en cuenta en un proceso de análisis y previsión de la demanda:

Fexibilidad

Los principales factores que pueden afectar a la demanda según indicamos en el gráfico anterior son:

1. Demanda Estable.

2. Estacionalidad / Promociones.

3. Tendencia: Crecimiento / Disminución.

4. Variabilidad a corto/medio plazo: Factores No Controlados.

5. Factores Externos Extraordinarios.

Es necesario analizar cada factor para establecer los diferentes tipos de stocks en función de cada uno de ellos. El correcto dimensionamiento y gestión de estos stocks permiten optimizar los costes de almacenamiento, transporte e inmovilizado material. Del mismo modo van a permitir hacer una planificación de la producción que optimice el tamaño de lote y los cambios de producto/formato reduciendo la no-productividad debida a ellos.

A continuación, mostramos un resumen de los tipos de stocks en función del factor que los ocasiona:

 

Factor Flexibilidad

 

La optimización y gestión de estos niveles de stock deben permitir realizar una planificación de la producción que optimice los recursos productivos, reduciendo el número de cambios y estabilizando la programación de la producción de forma que eliminen los despilfarros «waste» y la no-productividad.

En CGI hemos desarrollado metodologías específicas a lo largo de más de 20 años de experiencia en el Sector de Alimentación y Bebida. Nuestros proyectos de éxito dentro del sector industrial combinan ingeniería de procesos, LEAN 6 Sigma, organización industrial y la implantación de Industria 4.0, de forma que han permitido a nuestros clientes alcanzar ahorros rápidos y sostenibles.

Si estás interesado en recibir más información trasladarnos cualquier consulta al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Autor:

F. Javier Rodríguez San Quirico
Director General / CEO en CGI

Solicite más información

Protección de datos.

11 + 9 =