Nutriscore es un sistema de etiquetado europeo, desarrollado por la Universidad de Oxford, cuyo objetivo es identificar a los alimentos en base a su valor nutricional. La UE lleva desde el año 2011 recomendando su uso para facilitar a los consumidores la comprensión de la información alimentaria de cada producto. España se sumó en 2018 a este sistema, dejando a decisión voluntaria de las empresas del sector de alimentación su utilización hasta que se produzca su implantación definitiva, planeada para antes de 2022.

El sistema Nutriscore funciona como una especie de ‘semáforo nutricional’ que, a través de un algoritmo, distribuye cada producto en base a una escala de cinco colores y letras, con el fin de facilitar a los consumidores la comprensión de las propiedades alimentarias de los productos procesados envasados.

Estas letras y colores van, de mejor a peor calidad nutricional, de la A a la E y del verde al rojo. La asignación de estos indicadores, se calcula por cada 100 gramos del producto que se analiza, al cual se le atribuye una determinada puntuación en función de sus propiedades nutricionales.

 

Nutriscore
 

Los nutrientes que influyen negativamente en la valoración de los productos son los azúcares, las calorías o las grasas, mientras que la fibra o las proteínas influirían positivamente. El cálculo resultante del análisis y valoración de todos los nutrientes del producto genera su calificación final de Nutriscore.

Sin embargo, Nutriscore no afecta a todos los alimentos. Los siguientes, quedarían excluidos del sistema de etiquetado:

  1. Productos frescos: carnes, pescado, frutas verduras, legumbres
  2. Productos que solo tienen un ingrediente en su composición: vinagre, miel… siempre que no estén procesados.
  3. Café, té, infusiones de hierbas y frutas.
  4. Alimentos directamente suministrados por el fabricante o tiendas de minoristas en pequeñas cantidades (como los platos preparados).
  5. Alimentos que se venden en envases de menos de 25 cm2: chocolatinas, chucherías, barritas de cereales…
  6. Las bebidas alcohólicas.

 

Además, el Ministerio de Consumo planea utilizar Nutriscore para regular la publicidad de ciertos alimentos dirigidos a niños. El objetivo es prohibir la de los alimentos con peor calificación. El ministerio ya avanzó que solo se permitirán los anuncios de los alimentos o bebidas calificados como A y B para menores de 15 años. El resto, quedarán prohibidos.

El resultado final es una etiqueta de fácil identificación para cualquier consumidor que realice la compra en el supermercado.

En CGI llevamos mas de 20 años trabajando con las industrias del sector de alimentación y bebidas innovando en metodologías y modelos de gestión que han permitido a nuestros clientes adaptarse a los cambios aprovechando las oportunidades y mejorando su competitividad.

 

Autor:

F. Javier Rodríguez San Quirico
Director General / CEO en CGI

Solicite más información

Protección de datos.

8 + 13 =